Luis Muñoz

Amnesia *

/
15

Los últimos 200 años de nuestra historia reciente han supuesto cambios muy profundos en nuestra forma de vida. El traslado masivo de la población desde el mundo rural hacia las ciudades no ha parado de crecer en este periodo, se estima que en 2030 más del 60% de la población mundial se concentre en ciudades. Dicha masificación genera graves problemas, algunos tangibles y otros menos evidentes.

La desconexión del ser humano con la naturaleza es uno de los menos visibles. En pocas generaciones, hemos ido perdiendo el vínculo natural con nuestro medio. Sin darnos cuenta, hemos pasado de tener nuestro lugar en la naturaleza y depender de ella, a estar cada vez más atrapados en las ciudades, atados a cosas materiales, perdiendo perspectiva, instintos y alejándonos de nuestra realidad natural.

Desvinculados, insensibles e inconscientes de lo que ocurre en la naturaleza, nuestra relación con ella es cada vez más artificial. Muchas de nuestras actividades al aire libre las hacemos igualmente en multitud, ya sea a orillas de un mar contaminado o subiendo el Everest haciendo cola, sin conexión ni relación alguna con el medio.

Estamos sufriendo una amnesia generalizada. Olvidamos que somos una parte más de la naturaleza, al tiempo que nos convertimos en la especie que más recursos derrocha, más contamina y a su vez la que está más desconectada del medio, perdiendo incluso la conciencia de nuestro cuerpo. Ya nos somos capaces de entender cuáles son nuestras necesidades de alimentación; 800 millones de personas sufren obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc., a causa del estilo de vida actual, y esa cifra no para de crecer. Nos dejamos llevar por la inercia, olvidando nuestro lugar y responsabilidad en este delicado equilibrio.

En el plano fotográfico, Amnesia plantea una propuesta de carácter documental con un sesgo contemporáneo que intenta invitar a la reflexión sobre lo que está ocurriendo en las imágenes. Los motivos a fotografiar son aquellos hábitos populares, socialmente admitidos, en los que se muestra la desconexión física y espiritual del ser humano con la naturaleza.

Al igual que ocurre con otros problemas medioambientales, debemos encontrar la manera de volver a sentirnos parte de nuestro medio natural. Revertir este fenómeno y todas sus consecuencias es la única forma de enlazar de nuevo con nuestra propia naturaleza y restablecer el vínculo con el único hogar que tenemos.

* Proyecto en curso.