Luis Muñoz

Bajoflor

/
3

La sensibilidad e inteligencia aplicada por Estudio Pablo Gallego y Ohayō en la construcción de esta marca requería mostrar en detalle su diseño y textura.

Estos vinos disfrutan de un sabor especial gracias al manto vegetal y floral que puebla sus viñedos, así como el velo de flor bajo el cual maduran en el barril, protegidos del oxígeno. Se generan a partir de una misma uva (fino, amontillado, oloroso, etc.) por lo que fue necesario realizar una profunda reflexión sobre sus características, sus relaciones y diferencias de un modo entendible a los no familiarizados con los vinos generosos.

Para explicar este proceso se construyó un sistema de código exponencial numérico de dos dígitos, donde el primer dígito expresa el tiempo que el vino pasa madurando bajo velo de flor y el segundo dígito el tiempo que pasa madurando por oxidación.

Este sistema permite entender las diferencias entre los distintos tipos de vino de una manera sencilla e intuitiva, que coincide con la evolución del color del vino y de su precio, (a mayor oxidación un color más oscuro y un precio más elevado) dejando a su vez resueltas las necesidades futuras para comprender las características de vinos nuevos.

En el caso de Robles: Bajoflor 2/0 para el vino fino, que pasa 2 años bajo velo de flor y 0 oxidándose; Bajoflor 5/3 para su vino amontillado y Bajoflor 0/6 para su vino oloroso. Y Bajosol 0/0 para el vino de pasas Pedro Ximénez.

El trabajo de Estudio Pablo Gallego y Ohayō con Bajoflor y Bajosol obtuvo el premio Best Design en el Sakura Wine Award de Tokio 2018.